Un total de 165 sustancias candidatas a vacunas luchan por sacar al mundo de la crisis del coronavirus

septiembre 14, 2020 | internacionales

Un total de 165 sustancias candidatas a vacunas luchan por sacar al mundo de la crisis del coronavirus
Un total de 165 sustancias candidatas a vacunas luchan por sacar al mundo de la crisis del coronavirus | septiembre 14, 2020 | internacionales

Un total de 165 sustancias candidatas a vacunas luchan por sacar al mundo de la crisis del coronavirus y poder atender a más de 7 mil millones de personas que esperan una vacuna contra el virus causante de la COVID-19, reseñaron medios internacionales.

Actualmente existen 29.220.334 contagios del nuevo coronavirus en el mundo desde la aparición de esta enfermedad a finales de 2019; de estos casos, 7.244.541 se mantiene activos, 99% de ellos está en condiciones leves o moderadas y 1% en condiciones críticas, de acuerdo con el portal web de Worldometers.

Además, la COVID-19 ha causado la muerte a 929.088 personas; mientras que 21.046.705 han logrado superar el coronavirus.

Según datos de la Universidad Johns Hopkings, Estados Unidos, el índice promedio global de letalidad del coronavirus es “solo” del 3,7%, comparado con el 40,4% del ébola. Sin embargo, su alto poder de contagio y propagación mantiene al mundo azotado desde hace unos 9 meses.

De esta manera, las esperanzas están puestas en una vacuna, aunque ya algunos hospitales en diversos países están utilizando el plasma humano de personas curadas, cuyos anticuerpos han permitido evitar un desarrollo grave o han logrado revertir la enfermedad en muchos pacientes, pero desde luego este es un método terapéutico y no un medicamento en sí, por lo que no requiere pasar todas las etapas de pruebas que exige una vacuna.

Por lo general el desarrollo de una vacuna lleva unos 15 años en promedio. Pero la gravedad de la actual pandemia amenaza con romper los dos criterios que tienen que reunir una vacuna: eficacia y seguridad.

Tras una larga etapa de investigación el desarrollo de una vacuna tiene que pasar tres fases de ensayos clínicos: primero en cultivos de laboratorio, luego en animales y una tercera fase III en humanos.

Es aquí en donde han entrado en acción los mejores centros de investigación, hospitales y universidades en el mundo para trabajar estas 165 sustancias candidatas a vacunas, seis veces más de las que se han ensayado contra el SIDA desde 1980. Un récord en la investigación de enfermedades infecciosas.

De las 165 vacunas en desarrollo, según lo registrado ante la Organización Mundial de la Salud (OMS), son 16 las que ya están en alguna de las 3 etapas de prueba en voluntarios.  

Siendo estas las únicas 7 vacunas que han alcanzado la fase III:
  1. Spunik V, de Gamaleya (Rusia)

Desarrollada por el Instituto Gamaleya, de Moscú, y aprobada por las autoridades rusas. La vacuna lleva por nombre: Sputnik-V, en referencia al lanzamiento en 1957 del primer satélite del mundo por parte de la Unión Soviética. Se tiene previsto que se le administrará a miles de personas en Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Brasil y Filipinas.

  1. ChAdOx1nCoV-19, de AstraZeneca (Oxford, Gran Bretaña)

Esta vacuna, más conocida como “la vacuna de Oxford”, es más exactamente la sustancia “ChAdOx1nCoV-19 (AZD1222)”, producida por los laboratorios AstraZeneca/Life Science en la británica Oxford University.  Los ensayos con voluntarios ya están en fase III desde junio en Brasil. 

Esta es una vacuna basada en un adenovirus de chimpancé usado como vector. Los adenovirus son modificados genéticamente para reducir o anular la capacidad de replicación en las células humanas. Una de las grandes ventajas de este tipo de vacuna es la posibilidad de producirse en grandes cantidades. Y su producción parece estar garantizada en América Latina, si logra la aprobación.

En Argentina, el laboratorio mAbxience será el responsable de la producción de la sustancia activa de la vacuna, mientras que el laboratorio mexicano Liomont completaría el proceso de formulación y envasado.

  1. ARNm-1273, de Moderna / NIAID (Estados Unidos)

Hasta ahora, no hay una sola vacuna aprobada en base al uso del ARNm (Ácido Ribonucleico Mensajero), una molécula similar a la de ADN. También sobre esta base se investiga una vacuna contra el cáncer.

Se encuentra en fase III desde el 27 de julio, pero aún a la búsqueda de 30.000 voluntarios. Moderna tiene dependencias en New Hampshire (EE.UU.) y Visp (Suiza).

  1. CVnCoV, de CureVac, en Tubinga (Alemania)

Una de las más destacadas opciones alemanas en la competencia es otra vacuna basada en Ácido Ribonucleico Mensajero, (ARNm) una vía de la que no hay, hasta ahora, ninguna otra vacuna aprobada. Lo mismo ocurre en el caso de Moderna. Tesla participaría en la construcción de una planta de producción.

  1. BNT162, de BioNTech / Pfizer, en Maguncia (Alemania)      

Esta es otra vacuna que innova en el uso de ARN mensajero. Su base de producción sería una de las más amplias. Su laboratorio central está en Maguncia, además tiene instalaciones en Idar-Oberstein, en Puurs, Bélgica, y en Estados Unidos en Kalamazoo, Michigan; Andover, Massachusetts y Chesterfield, Missouri.

Las vacunas de ARNm se pueden producir con especial rapidez, mientras la producción de vacunas convencionales tomaría varios meses después de terminada la última fase. Otras de las ventajas de las vacunas de ARNm es que no usan ni virus muertos ni desactivados, por lo que se consideran una de las más seguras.

  1. Células Vero, del Instituto de Virología de Wuhan (China)

La primera de las “vacunas chinas” se basa en “células vero” obtenidas de las estructuras de coronavirus desactivadas y replicadas en cultivos. También se encuentra en la fase III en China, en donde se ha aplicado a soldados. Pero también se está probando en los Emiratos Árabes y Bahrein.

  1. CoronaVac, de Sinovac Biotech (China)

Igualmente basada en coronavirus desactivados. También se encuentra en fase III desde julio en Brasil y Bangladesh.


Cortesía VTV

  • <