CINISMO Y GENOCIDIO: CRONOLOGÍA DE ATAQUES DEL RÉGIMEN IMPERIAL DE EE.UU. CONTRA VENEZUELA

marzo 12, 2020 | internacionales

CINISMO Y GENOCIDIO: CRONOLOGÍA DE ATAQUES DEL RÉGIMEN IMPERIAL DE EE.UU. CONTRA VENEZUELA
CINISMO Y GENOCIDIO: CRONOLOGÍA DE ATAQUES DEL RÉGIMEN IMPERIAL DE EE.UU. CONTRA VENEZUELA | marzo 12, 2020 | internacionales

“Tenemos el Ejército más fuerte del mundo y ocasionalmente tenemos que torcer el brazo a los países que no quieren hacer lo que queremos que hagan, si fallan otros mecanismos de presión como económicos, diplomáticos y a veces militares“.

Así se confesó el entonces presidente de Estados Unidos (EE.UU.), Barack Obama, en febrero de 2015, durante una insólita y cínica entrevista televisada, reconociendo en forma abierta y sin vergüenza alguna que la política exterior de su país siempre ha violado las leyes y tratados internacionales, para subyugar a países que no obedecen sus lineamientos y acceder a mantener los privilegios e intereses globales del imperio.

La confesión, casualmente, se hizo pública dos meses después que el Congreso norteamericano, el 10 de diciembre de 2014, había aprobado la “Ley 113-278”, cuyo título pretendía hacer creer a los venezolanos que EE.UU. estaba estableciendo normas públicas para la “Defensa de los Derechos Humanos y la Sociedad Civil en Venezuela”.

Unos días después de la descarada entrevista, el 9 de marzo de ese año, Obama dio el segundo paso para construir una “crisis” en Venezuela, al declarar una emergencia nacional en su país para “enfrentar” la amenaza a sus intereses por parte de la Patria de Bolívar.

“Yo, Barack Obama, (…) considero que la situación en Venezuela (…) constituye una amenaza extraordinaria e inusual a la seguridad nacional y la política externa de Estados Unidos“, señaló en el “decreto ejecutivo” que firmó, como la primera piedra de una seguidilla de ataques y persecuciones sin precedentes, que fueron apoyadas desde el principio por la derecha apátrida criolla.

Este eslabón “jurídico”, ilegal y criminal, se firmó para “sancionar” a funcionarios del Estado venezolano. EE.UU. se cuidó de jurar que estas “sanciones” no apuntarían contra el pueblo ni la economía venezolana, ni tendrían un efecto directo en el sector petrolero venezolano. Una mentira que el tiempo se encargó de evidenciar en forma mortal.

El instrumento dicta la línea de acción para la política de agresión del gobierno de EEUU hacia Venezuela y establece la hoja de ruta para que otros Estados lacayos y subordinados a los dictámenes gringos, adopten similares medidas coercitivas unilaterales contra los venezolanos.

El propio Obama llegó a afirmar que, en realidad, Venezuela no era amenaza para nadie, pero renovó el infame y cínico decreto varias veces, mientras el brutal bloqueo criminal escalaba cada día, para construir una causa artificial que provocara una “crisis” inducida y culpar de ello al Gobierno Bolivariano a cargo del presidente Nicolás Maduro Moros, elegido en elecciones constitucionales sobrevenidas en abril de 2013.

Estas intenciones no son nuevas. Para poder derrocar a la Revolución Bolivariana, desde 1998, cuando el Comandante Hugo Chávez gana la presidencia en forma avasalladora en las elecciones, comenzó una agresión multiforme y disimulada por parte de EE.UU. que contó siempre con el aval de la oposición derechista venezolana. Lograron asestar el golpe de Estado de 2002 que tuvo éxito solo por 47 horas, luego que el pueblo se encargó de expulsar a los golpistas de Miraflores. Desde entonces, el régimen imperial y sus lacayos apátridas han intentado todo a lo largo de 20 años.

Y este 5 de marzo de 2020, cuando Venezuela conmemoraba el 7° año de la partida a la inmortalidad del Comandante Chávez, el actual presidente estadounidense Donald Trump “renovó” el decreto de Obama, para mostrarse “legitimado” en sus intentos, ahora al descubierto y sin disimulo, de ahogar a los venezolanos y venezolanas para que lo aclamen en un futuro como el “salvador” de la felicidad perdida.

A continuación una breve cronología de los últimos 3 años, con las principales medidas coercitivas, ilegales e injerencistas que son crímenes de lesa humanidad por parte de EE.UU. contra todos los venezolanos:

AÑO 2016

Instituciones del Gobierno venezolano comienzan a recibir de las entidades financieras en el exterior, notificaciones sobre restricciones aplicadas a cuentas venezolanas para realización de pagos en dólares.

El banco Commerzbank (Alemania) cierra las cuentas mantenidas por varias instituciones, bancos públicos venezolanos y Pdvsa.

El banco estadounidense Citibank cesa unilateralmente el servicio de cuentas de corresponsalía en moneda extranjera de instituciones venezolanas en EE.UU., entre ellas las del Banco Central de Venezuela (BCV).

El cierre de cuentas de corresponsalía merma la capacidad de Venezuela de realizar operaciones en divisas estadounidenses, y obliga a la República a migrar las operaciones de transferencia y manejo de fondos en otras monedas (Euros, RMB, GBP y otros), imponiéndole al país altos costos de transacción y costos operativos.

Novo Banco (Portugal) informa la “imposibilidad” de realizar operaciones en dólares con bancos venezolanos, por presiones ejercidas por bancos corresponsales de esta institución.

El índice de riesgo-país EMBI, creado por el banco JP Morgan, coloca a Venezuela con el riesgo-país más alto del mundo (2.640 puntos), muy por encima de países en guerra, como Ucrania. No se reconocía que el Estado venezolano siempre ha pagado sus compromisos externos en forma oportuna. Se demostraba que la variable “riesgo-país” es arma política para atacar países, sin justificación económica.

El Gobierno de Venezuela realiza una oferta para canjear 7 mil 100 millones de dólares en bonos de Pdvsa con el fin de aliviar el cronograma de amortización y refinanciar parcialmente sus obligaciones.

Las tres grandes calificadoras de riesgo estadounidenses atemorizan a los inversionistas con declarar default (impago) si acceden a la propuesta venezolana.

El banco JP Morgan emite una falsa alerta de “default” sobre un supuesto impago de deuda de Pdvsa de 404 millones de dólares, con el fin de generar temor en el mundo financiero.

La petrolera estadounidense, Conoco Phillips, demanda a Pdvsa ante una Corte en Delaware, EE.UU., por una operación de canje de bonos. El objetivo de este recurso legal consistía en atemorizar a los participantes y con ello hacer fracasar la operación.

La empresa Crane Currency, proveedora de billetes del Departamento del Tesoro y contratada por el Estado venezolano para imprimir las piezas del cono monetario, retarda el envío de los nuevos billetes, para generar zozobra y caos en la población.

AÑO 2017

EEUU ordena a la oposición cerrar diálogo en República Dominicana entre 2017 y repetirá la instrucción en 2018.

El Departamento del Tesoro, a través de la Oficina para el Control de Activos en el Extranjero (OFAC), dicta sanciones contra un grupo de funcionarios venezolanos, incluyendo al presidente de la República, Nicolás Maduro Moros, un día después de la celebración de la elección de la Asamblea Nacional Constituyente. Se acusa al Jefe de Estado venezolano de establecer “una dictadura” con la elección de una figura jurídica establecida en la Constitución, como lo es la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

Venezuela aprueba recursos para vacunas y medicamentos a través del Fondo Rotatorio y Estratégico de la Organización Panamericana de Salud (OPS). El bloqueo de EE.UU. imposibilita a Venezuela para depositar en el banco suizo UBS. Ello produce un retraso de cuatro meses en la adquisición de vacunas, alterando los esquemas de vacunación en el país.

(24 de agosto 2017) Donald Trump emite la Orden Ejecutiva 13808 titulada “Imposición de sanciones con respecto a la situación en Venezuela”. En esta orden prohíbe un conjunto de transacciones que involucran al gobierno venezolano, incluyendo a Petróleos de Venezuela (Pdvsa), y cualquier otra entidad que sea propiedad o esté controlada por el Gobierno venezolano.

El Departamento del Tesoro de EE.UU., amplía las sanciones financieras a Venezuela y empresas venezolanas establecidas en la Orden Ejecutiva 13808. La ampliación impide la renegociación o reestructuración de deuda venezolana y de Pdvsa, emitida con anterioridad al 25 de agosto de 2017. Esta medida busca impedir el proceso de renegociación que llevaba a cabo Venezuela en conjunto con los acreedores internacionales.

Por presiones del Departamento del Tesoro de EE.UU., la empresa Euroclear encargada de la custodia de una parte de los bonos soberanos de Venezuela, congela operaciones de liquidación de títulos, alegando razones de “revisión”. A la fecha, Euroclear mantiene retenidos más de 1.200 millones de dólares sin posibilidad de movilización, afectando seriamente la disponibilidad financiera de la República.

Un cargamento de 300 mil dosis de insulina pagadas por el Estado venezolano no llegan al país porque el banco Citibank boicoteó la compra de este importante insumo.

El desembarco de 18 millones de cajas de alimentos subsidiados del programa CLAP es interrumpido por trabas impuestas por el sistema financiero estadounidense.

Venezuela es incluida en una lista de países con prohibición de viajes a EE.UU. (travel ban).

EE.UU. aprueba proyecto de ley que ordena al Departamento de Estado trabajar con organizaciones no gubernamentales privadas (ONGs) para enviar “ayuda humanitaria” a Venezuela.

La empresa refinadora PBF Energy, quinto mayor importador estadounidense de crudo venezolano, suspende compras directas a Pdvsa.

La petrolera estadounidense NuStar Energy prohíbe a Pdvsa el uso de un terminal de almacenamiento en el Caribe.

El Banco Deutsche Bank informa al banco Citic Bank de la República Popular China, el cierre de sus cuentas de corresponsalía, por procesar pagos de Pdvsa. En una clara demostración de presión a los bancos internacionales que mantienen operaciones con Venezuela.

El Banco Deutsche Bank principal corresponsal de Banco Central de Venezuela (BCV), cierra definitivamente las cuentas de corresponsalía a esta institución, poniendo en peligro el flujo de las operaciones de la República.

Un total de 23 operaciones financieras de Venezuela, destinadas a la compra de alimentos, insumos básicos y medicamentos por 39 millones de dólares, son devueltas por bancos internacionales

La calificadora de riesgo Standard and Poor’s declara a Venezuela en “default selectivo” manipulando técnicamente un proceso de pago que no había sido registrado a tiempo.

La gestora de bonos estadounidense Wilmington Trust acusa a la empresa eléctrica estatal Corpoelec de no cancelar intereses de deuda por el orden de los 27 millones de dólares, justo cuando el país vive un bloqueo total a los medios de pago en el sistema financiero estadounidense.

EE.UU. aprueba “ley” para la distribución de la ayuda humanitaria en Venezuela.

Debido a las sanciones estadounidenses son bloqueados pagos venezolanos del servicio de cabotaje para el transporte de combustible, lo que origina escasez de combustible en varios estados.

Un total de 19 cuentas bancarias de Venezuela en el extranjero son cerradas arbitrariamente por bancos estadounidenses, impidiendo los pagos a los acreedores.

Entre los meses de noviembre y diciembre son retenidos en el extranjero 471 mil cauchos para vehículos comprados en el exterior, debido al bloqueo financiero. Los pagos de Venezuela fueron recibidos pero no se hicieron los despachos correspondientes.

El propio Trump, declaró tener abiertas contra Venezuela “todas las opciones”, incluyendo las militares.

A partir de 2017, las sanciones se han ampliado para abarcar aspectos generales de gobierno, financiera, industria petrolera y comercio internacional:

Prohibición a personas, entidades del sector financiero estadounidense de realizar operaciones con bonos de la deuda soberana de la República Bolivariana de Venezuela, y en general, con cualquier instrumento financiero emitido o perteneciente al Gobierno de Venezuela, como los bonos de la empresas Pdvsa.

Prohibición a personas y entidades del sector financiero estadounidense de realizar operaciones o transacciones con la criptomoneda “Petro”, cualquier criptodivisa o instrumento monetario emitido o respaldado por el Gobierno de Venezuela.

Obstaculización del comercio internacional, lo que priva al país del acceso a alimentos, medicinas y bienes esenciales.

Bloqueo de cuentas, operaciones financieras y transacciones que impiden o perturban las operaciones internacionales de pago de los compromisos legítimos de la República, o de cobro de acreencias que mantienen proveedores internacionales o naciones con Venezuela.

Retención y robo de cientos de millones de dólares de Venezuela pertenecientes al Pueblo Venezolano en bancos y entidades financieras.

Retraso en la gestión de operaciones de importación y exportación, afectando a no sólo al Gobierno y empresas venezolanas, sino a sus socios comerciales extranjeros.

El robo de activos Venezolanos en territorio Estadounidense.

AÑO 2018

El Departamento del Tesoro, Oficina para el Control de Activos en el Extranjero (OFAC) de EE.UU. sanciona a un grupo de funcionarios venezolanos bajo acusaciones genéricas de corrupción.

El Departamento de Estado, al abordar la efectividad de las medidas coercitivas unilaterales, afirma:

“La campaña de presión contra Venezuela está funcionando. Las sanciones financieras que hemos impuesto han obligado al Gobierno a comenzar a caer en default, tanto en la deuda soberana como en la deuda de Pdvsa, su compañía petrolera. Y lo que estamos viendo es un colapso económico total en  Venezuela. Entonces nuestra política funciona, nuestra estrategia funciona y la mantendremos”.

El entonces jefe de la CIA, Mike Pompeo, afirma en una conferencia en el Instituto Americano de Empresas que el conjunto de sanciones financieras contra Venezuela habían sido coordinadas por la CIA directamente con el presidente Trump.

Un total de once bonos de deuda venezolana y de Pdvsa, por valor de mil 241 millones de dólares, no pueden ser cancelados a sus acreedores por el obstáculo de las sanciones.

El Secretario de Estado, Rex Tillerson inicia gira por América Latina y confirma el objetivo de presionar y cercar a Venezuela. “…Uno de los aspectos al considerar al sancionar el petróleo es qué efecto tendrá sobre el pueblo venezolano, y si es un paso que pueda conducir a que esto termine, que llegue a un final más rápido porque no hacer nada es también pedirle al pueblo venezolano que sufra por mucho más tiempo”.

Las sanciones financieras son un negocio.

Todos estos fenómenos, inexistentes en una economía sin bloqueo financiero, que Venezuela ha atravesado demuestran ser un negocio para aquellos que imponen las sanciones. Venezuela ha sido víctima de este negocio del bloqueo financiero, el cual le ha generado pérdidas de miles de millones de dólares.

La administración Trump dicta la Orden Ejecutiva 13827 que prohíbe a cualquier ciudadano o institución efectuar transacciones financieras con la criptomoneda venezolana “Petro”, a pesar de que ésta aún se encuentra en fase de preventa y no se negocia formalmente en los mercados de criptoactivos. Esta decisión carece de precedentes en la corta historia de estos mercados.

El Secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en el marco de la Cumbre del G20 en Buenos Aires, afirma “puedo asegurarles que seguimos evaluando la situación en Venezuela, y consideramos aplicar más sanciones”.

Canciller de Perú, en el marco de la Cumbre de las Américas, y a nombre del Cártel de Lima, anuncia que han decidido crear un grupo de seguimiento para “estudiar medidas políticas y económicas” contra Venezuela. En la misma Cumbre, EE.UU. y Colombia acuerdan acelerar mecanismos para perseguir las transacciones financieras de Venezuela y obstaculizar las líneas de suministro de productos básicos que requiere el país.

Steven Mnuchin, jefe del Departamento del Tesoro de EE.UU., se reúne con representantes de varios países de América Latina y pide “acciones concretas para restringir la capacidad de los funcionarios venezolanos y sus redes de apoyo”. Afirma que el Presidente Maduro no posee legitimidad para pedir préstamos en nombre del país.

El Gobierno de EE.UU. pide en un comunicado la renuncia del presidente de la República, Nicolás Maduro.

La empresa canadiense de energía SNC-Lavalin introduce una demanda contra Pdvsa ante un tribunal de New York, EE.UU., alegando impago de deudas. Esta es la primera demanda oficial de default contra Venezuela.

Reclamando un fallo favorable de un laudo arbitral por 2 mil 40 millones de dólares ante la Cámara de Comercio Internacional, la petrolera estadounidense Conoco Phillips anuncia que embargará activos internacionales de Pdvsa.

La empresa minera canadiense Rusoro presenta una demanda sobre activos de Citgo Petroleum y Pdvsa.

Bloquean a Venezuela el pago de 9 millones de USD destinados a la adquisición de insumos para diálisis, en el tratamiento de 15 mil pacientes de hemodiálisis, el cual Venezuela garantiza de manera gratuita.

La orden ejecutiva firmada por Donald Trump en agosto de 2017 (N° 13835) extiende el alcance de la orden ejecutiva 13692 de Barack Obama, de marzo de 2015. Mediante este nuevo decreto se prohíbe a cualquier ciudadano, institución o empresa estadounidense adquirir deuda venezolana o activos y propiedades pertenecientes al gobierno de Venezuela en Estados Unidos, incluidas aquellas inversiones derivadas de Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa). El objetivo es limitar aun más la capacidad del Gobierno venezolano de obtener liquidez, afectando las cuentas por cobrar, del Gobierno venezolano, así como las de la petrolera estatal Pdvsa y el Banco Central Venezolano.

El gobierno colombiano bloquea el envío a Venezuela de 400 mil kilos de alimentos del programa de subsidio alimentario conocido como CLAP.

En represalia por la elección presidencial para el período 2019-2025, en la que votaron más de 9 millones de ciudadanos, Donald Trump emite la Orden Ejecutiva Nro. 13835 en la que amplía las sanciones económicas contra Venezuela. En el decreto, Trump prohíbe la compra de deuda y cuentas por pagar de empresas del Gobierno de Venezuela.

EE.UU. “sanciona” a veinte empresas de Venezuela por supuestos lazos con el narcotráfico.

EE.UU. autoriza a Crystallex para confiscar activos de Citgo Petroleum, propiedad de PDVSA, y así satisfacer su reclamo respecto a la nacionalización de sus operaciones en el país, ocurrida en el 2008.

El gobierno de Brasil admite que debido al bloqueo ordenado por EE.UU. contra Venezuela, “no ha podido cumplir” con el pago de 40 millones de dólares que adeuda a la Corporación Eléctrica de Venezuela por suministro de energía al estado de Roraima. El canciller de Brasil, Aloysio Nunes, declara que la deuda eléctrica “no ha sido cancelada por el bloqueo económico y financiero impuesto por Estados Unidos y la Unión Europea contra Venezuela”.

EE.UU. prohíbe a los ciudadanos estadounidenses comerciar con oro exportado desde Venezuela.

AÑOS 2019/2020

Administración Trump aprueba nuevas “sanciones” contra Petróleos de Venezuela S.A. (Pdvsa) que incluye el congelamiento de 7.000 millones de dólares en activos de la empresa filial Citgo, en adición a una pérdida estimada de 11.000 millones de dólares de sus exportaciones durante los próximos años.

El Banco de Inglaterra anunció la confiscación ilegal de 1.359 millones de dólares en oro de Venezuela, depositados en dicha institución bancaria.

Departamento del Tesoro bloquea las operaciones del Banco Central de Venezuela (BCV), específicamente sus cuentas en dólares en el extranjero y el desenvolvimiento de la institución del sistema financiero internacional con el fin de evitar que por la vía del BCV se destinen los fondos para la compra de medicinas y alimentos necesarios para la protección social de la población.

Trump ordenó bloquear los activos de los entes oficiales del Gobierno de Venezuela que estén en ese país. La decisión fue impuesta tras la firma de una orden ejecutiva, que también prohíbe la realización de transacciones con nuestro país.

Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos identificó a la aerolínea estatal venezolana Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos, SA (CONVIASA) como sujeta a sanciones como parte del Gobierno de Venezuela.

Trump anuncia “bloqueo naval y una cuarentena” contra Venezuela. Dice que “aplastará” a la Patria de Bolívar.

Información VTV.